Publicidade

Ourense Termal


Atrás · Actualidade · A guía de ECO · Subscrición · Contacto

La batalla europea contra la desinformación

PUBLICADO O 16 DE MAIO DE 2019 · (0)



FUNDACIÓN GALICIA EUROPA · VALENTÍN GÓMEZ-IGLESIAS


Desinformación, posverdad y “fake news” son tres conceptos que han irrumpido en el escenario político recientemente. Pero, ¿qué son? Las campañas de desinformación posmodernas son operaciones de comunicación estratégica disruptiva que tienen como objetivo socavar la confianza, dividir y polarizar una sociedad con el fin de desestabilizarla e influir en los procesos democráticos libres. Estas campañas se mueven en la “zona gris”, entre la legalidad internacional y el conflicto armado abierto, agrediendo la soberanía nacional de terceros. La UE ha denominado a estas maniobras “amenazas híbridas”. Dada la proximidad de las elecciones europeas, la Comisión ha establecido como prioridad frenar estas estrategias de injerencia.

Los clústeres de desinformación recolectan y almacenan información personal de los usuarios. Estos datos son procesados con la intención de crear comunicaciones individualizadas, sirviéndose de una estrategia de envío, testeo y reenvío para aumentar su efectividad. Según múltiples estudios las denominadas “noticias falsas” tienen un 70% más de probabilidades de ser compartidas que las verdaderas.

¿Por qué tienen una capacidad de viralización tan elevada?

Daniel Kahneman, psicólogo galardonado con el Premio Nobel de Economía, identifica comunicaciones que están destinadas a que su receptor no llegue a analizar el mensaje de forma profunda, apelando a los sentimientos de los usuarios y aprovechándose de sus debilidades para fomentar la viralización. Las emociones como el miedo, la ira o el odio convierten a los usuarios en consumidores irracionales de información, actuando por instinto. Existen numerosos ejemplos a lo largo de la historia, pero las redes sociales han revolucionado el juego de la desinformación.

La UE comienza su cruzada contra las campañas de desinformación provenientes de Rusia en 2015. Crea el Grupo de Trabajo East Stratcom y posteriormente la Célula de Fusión contra las Amenazas Híbridas, órganos que catalogan, analizan y destapan ejemplos de desinformación. Antes del final de 2018 ya habían identificado más de 4.500 contenidos favorables a los intereses rusos. Por ello el pasado marzo de 2019 ha entrado en funcionamiento, en colaboración con los estados miembros, el Sistema de Alerta Rápida. Para hacer frente a estas amenazas sin poner en peligro los derechos fundamentales de los ciudadanos la Comisión ha optado por complementar la vigilancia con la autorregulación. Un código de buenas prácticas ha sido suscrito por las principales plataformas online (Google, Facebook, Twitter…) por el que se comprometen a garantizar la transparencia de la publicidad política, dar respuesta ante usuarios falsos e identificar cuentas automatizadas.

¿Cómo evitamos propagarlas?

En última instancia la responsabilidad de frenar el avance de estas campañas recae en la sociedad civil. Por ello la Comisión Europea hace énfasis en la necesidad de incidir en la educación, la alfabetización mediática y la promoción del pensamiento crítico. Por otra parte, ha puesto a disposición de profesionales independientes herramientas para la cooperación transfronteriza entre periodistas de calidad, académicos y verificadores de datos para la identificación temprana de campañas de desinformación.



Comentar








Enviar

Comentarios (0)