Publicidade

R xullo 2020


Atrás · Actualidade · A guía de ECO · Subscrición · Contacto

Los cordones sanitarios

PUBLICADO O 26 DE MAIO DE 2020 · (0)



PEPE CASTRO · PERIODISTA


El Diccionario de la Real Academia define cordón sanitario como “un conjunto de elementos, medios y disposiciones que se organizan para detener la propagación de epidemias, plagas, etc”. El mejor ejemplo lo tenemos estos días en las medidas de aislamiento que recomiendan los sistemas sanitarios de todo el mundo a los ciudadanos para impedir la propagación del coronavirus, la pandemia que nació en la ciudad china de Wuhan y está cambiando la vida de todo el mundo.

La expresión “cordón sanitario” saltó al ámbito político y designa los acuerdos entre partidos para aislar a otro partido o ideología e impedir su acceso al poder al considerarlo incompatible con los valores democráticos. 

Ocurrió en Francia cuando izquierda y derecha se unieron en un “frente republicano” para evitar que el candidato del Frente Nacional fuera elegido presidente de la República. Y ocurrió en el mes de febrero en Alemania cuando el candidato liberal alcanzó el poder en Turingia con los votos de los democristianos (CDU) y la ultraderecha Alternativa para Alemania (AfD), alianza que la canciller calificó de “error imperdonable” y desmontó.

Aquí en España los partidos que votaron la investidura en enero excluyeron de las comisiones del Congreso a Vox, un partido que, dicen, no puede estar ahí por “higiene democrática”. Pero no parece muy acertado este peculiar “cordón sanitario”. Primero, porque Vox, guste más o guste menos, es la tercera fuerza política en el Parlamento votada por millones de españoles y, según los politólogos, se parece poco a la extrema derecha de AfD.

En segundo lugar, es verdad que Vox es la extrema derecha, un partido integrado por políticos estrafalarios que, en palabras de Siro, son “faltóns, pendenceiros e chulos”, pero respeta el sistema democrático que nos hemos dado, aunque cuestione el Estado de las autonomías y discrepe con algunas leyes aprobadas. Asusta  más de lo que compromete el modelo constitucional.

A pesar de esto, algunos políticos del bloque de la investidura reprochan al PP y Ciudadanos las alianzas con Vox en tres comunidades y tienen sus razones. Pero el cordón sanitario que reclaman a estos dos partidos constitucionalistas deberían  extenderlo, también por “higiene democrática”, a los secesionistas y a los herederos de ETA que son más extremistas que Vox y quieren destruir el modelo de Estado.

Eso es lo que haría Ángela Merkel. Después de aislar a la extrema derecha en Turingia, ¿alguien cree que la canciller se apoyaría para gobernar en un partido que declaró la independencia de un estado de la República Federal? ¿Alguien ve a la mandataria alemana negociando con un líder condenado por sedición por quebrar  el orden establecido que dice lo volverá a hacer? ¿O reunida con el “Torra” de un Länder, condenado por desobediencia y despojado de su acta de diputado?.

¿Qué ideología es más peligrosa para el Estado, la derecha extrema de Vox, que no cuestiona el sistema democrático, o el nacionalismo secesionista que pone su identidad étnica por encima de la ley, rechaza la Constitución y al Estado que sustenta?

“La democracia y la legalidad son inseparables y la unidad de España debe resolverse con arreglo a la Constitución”. Lo dijo el canadiense Stéphane Dion, impulsor de la Ley de Claridad que establecía los criterios por los que Quebec podría tener la independencia. Que los quebequenses rechazaron.



Comentar








Enviar

Comentarios (0)