Atrás · Actualidade · A guía de ECO · Subscrición · Contacto

¿Una transición justa es posible?

PUBLICADO O 31 DE XULLO DE 2020 · (0)



FUNDACIÓN GALICIA EUROPA · CAROLINA GONZáLEZ


Mucho antes de que la crisis sanitaria hiciese temblar la economía europea, el Pacto Verde ya había sido concebido como la nueva estrategia de crecimiento de la UE, destinada a impulsar “una sociedad […] en la que no habrá emisiones netas de gases de efecto invernadero en 2050” En su Comunicación, la Comisión Europea también remarca que la transición hacia la neutralidad climática tendrá que ser en todo caso “justa e integradora”, por lo que el ejecutivo comunitario se propone mitigar las consecuencias sociales y económicas mediante la creación del Mecanismo para una Transición Justa que, asentado en tres pilares, aunará recursos públicos y privados para poder movilizar más de 100.000 millones de euros en inversiones durante el período 2021-2027.

El Fondo de Transición Justa (FTJ), primer pilar del Mecanismo, contará con un presupuesto propio que, tras vaivenes, finalmente será de 17.500 millones de euros, lo que se verá complementado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), el Fondo Social Europeo Plus (FSE+) y la cofinanciación nacional. El FTJ concederá subvenciones a aquellas regiones altamente dependientes de industrias que no tienen cabida en el proceso de transición verde –minería de carbón y lignito;producción de turba y esquisto bituminoso; electrointensivas– y cuya desaparición implica costes sociales y económicos catastróficos dada la inexistencia de otras actividades económicas transcendentes en el área. Junto con el FTJ, se establecerán un régimen de Transición Justa en el marco de InvestEU (pilar 2) así como un instrumento de préstamo al sector público en colaboración con el Banco Europeo de Inversiones (pilar 3), que posibilitarán la inversión en una gama de proyectos más variada.

El acceso a la financiación de los tres pilares se garantizará mediante los Planes Territoriales de Transición Justa, los cuales determinarán las necesidades de desarrollo de los territorios afectados por la transición climática. Tales Planes, que previsiblemente se entregarán a la Comisión Europea antes de que finalice 2020, están siendo elaborados por los Estados miembros sobre la base del Anexo D del Informe País, publicado en febrero en el contexto del Semestre Europeo. Éste recogía tanto las acciones prioritarias elegibles por el FTJ como las zonas que podrían resultar beneficiarias, tal y como es el caso de la provincia de A Coruña, identificada como una de las áreas en las que “parece justificado que el Fondo de Transición Justa concentre su intervención”.

El acuerdo político alcanzado en julio por los líderes europeos consolida al Pacto Verde como pilar fundamental del plan europeo de recuperación económica: un 30 % del importe total del gasto del presupuesto a largo plazo y del nuevo instrumento de recuperación será destinado a proyectos relacionados con el clima, mientras que la contribución efectiva a la transición ecológica resulta condición sine qua non en el acceso de los Estados miembros a los fondos generados para paliar la crisis sanitaria. Será necesario recordar, sin embargo, que esta transición conllevará cambios estructurales significativos que derivarán en la disminución irreversible de las economías y los niveles de empleo de muchas regiones europeas. Por ello, el Mecanismo de Transición Justa tendrá que apoyar a los territorios y sectores más afectados, velando así por una puesta en marcha del Pacto Verde en la que “nadie se quede atrás”.



Comentar








Enviar

Comentarios (0)