Publicidade

R xullo 2020


Atrás · Actualidade · A guía de ECO · Subscrición · Contacto

“Los retornos de inversión están en torno a los 9 o 10 meses”



ESTHER GARRIDO · PUBLICADO O 19 DE NOVEMBRO DE 2019 · (0)




No es el primer proyecto de este ingeniero de telecomunicaciones; Telecon Galicia y Handytronic forman parte de su capacidad de gestar ideas y que funcionen. Pero en 2017 lo dejó todo por Bionix. “Me ilusionó crear tecnología RFID para pequeñas empresas y desarrollarla desde cero. Y decidí volcarme al 100 % porque es un proyecto apasionante y por el potencial de mercado, muy grande”. Hablamos con Jacobo Penide para saber qué hay detrás de este sistema inteligente de control de inventarios con una amortización casi relámpago.

Básicamente ofrecéis a las pymes control total sobre su inventario con una trazabilidad completa de cada unidad. ¿Pero cómo funciona?

Consiste en tres partes. Hay una plataforma en la nube, Bionix Cloud, que almacena toda la información de los artículos, sea una herramienta o una prenda de ropa. Con una etiqueta inteligente sabemos identificarla, como si tuviese un DNI. Después desarrollamos una plataforma que registra toda la información, por dónde pasan, dónde están. También creamos una app móvil que se utiliza sobre todo en almacenes y tiendas: si quieres saber un viernes por la tarde tu inventario en 10 minutos lees todo lo que hay sin necesidad de ir producto por producto gracias a los puntos de control. Cada vez que un artículo pasa por ellos nuestro dispositivo lo lee y lo sube a la nube, con lo cual estamos haciendo la trazabilidad en cada momento.

La inversión que hace falta para tener este sistema va de los 1.500 a los 150.000 euros ¿Cuándo puede amortizarse?

Estudios que tenemos de implantación muestran que los retornos de inversión están en torno a los 9-10 meses. Impacta mucho en los indicadores de ahorro de una empresa siempre y cuando tenga inventario claro. Hasta ahora esta tecnología era de gigantes como Inditex o Mercedes y proveedores gigantes también, pero esos proyectos no se adaptaban a una pyme. Y como tienen exactamente los mismos problemas que las grandes pero no su capacidad de inversión o un departamento de tecnología, hicimos una plataforma sencilla y competitiva que le ayuda a resolver problemas de inventario pero a medida, podemos adaptar la solución y personalizarla. De hecho es nuestra principal ventaja ya que controlamos la tecnología y el producto.

Garantizáis mejoras del 40 % en gastos operativos y de hasta un 98 % en precisión de inventario. ¿De donde salen las cifras?

Son la media de los proyectos. Siempre hay empresas con mejores datos y algunas peores. Pero al implantar esta tecnología estoy identificando cada artículo por eso nos acercamos al 100 % de precisión en un inventario. No decimos el 100 % porque es prácticamente imposible pero muy cercano […]

La distribución o el sector comercial son vuestro principal foco pero también veis mercado en el sector sanitario. ¿Qué nichos habéis detectado?

Pues hemos detectado un problema muy importante en la gestión de inventario en hospitales. En sus almacenes hay infinidad de fungibles, jeringuillas, prótesis, productos con poco valor económico pero muy caros también. Y esa gestión se hace de forma manual y con materiales en muchos casos sensibles. Por eso entramos en contacto con una empresa centrada en este sector […]

¿Cómo os estáis dando a conocer estos primeros dos años de vida? 

Tenemos presencia muy importante en ferias internacionales. A finales de octubre estaremos en Alemania en una de las ferias de RFID más importantes de Europa y tenemos otra prevista en Estados Unidos. Y algo que nos está dando muy buenos resultados son las campañas de marketing online que nos está dando mucha visibilidad, contactos que al final se traduce en visitas comerciales, propuestas y proyectos.

¿Por ahora solo tenéis clientes en España?

Sí, de momento. Pero estamos haciendo un esfuerzo por expandirnos, ya tenemos contactos en Latinoamérica y Europa y el año que viene esperamos tener nuestras primeras ventas en el exterior. También estoy en contacto con todo el ecosistema empresarial gallego, con la Universidad de Vigo y las Cámaras de Comercio.

En vuestra sede de Pocomaco pusisteis en marcha el primer laboratorio de certificación de etiquetas RFID de España. ¿Por qué habéis invertido e él?

Contamos con plataforma cloudapp y dispositivos, pero hay una cuarta parte que son las etiquetas y nosotros no la entregamos. Pero son muy importantes. Por eso hemos invertido dinero y esfuerzo en esta cámara totalmente aislada. Metiendo la etiqueta en ella podemos saber a cuánta distancia vamos a ser capaz de leerla, si da igual la posición o si le afecta estar apilada. Nos permite saber cómo se va a comportar en el mundo real, algo muy importante para garantizar la fiabilidad del sistema. Lo hacemos como garantía extra y para mayor confianza del cliente. Trabajamos con un proveedor finlandés líder en estas soluciones y es la primera vez que se implanta algo para medir y evaluar.

Este octubre rueda por Galicia el programa GIRL Steam, iniciativa de Agasol y Amtega para animar a que más mujeres estudien carreras de tecnología e ingenierías. ¿Cómo ves este tipo de acciones?

Alabo, de hecho, la iniciativa. Concuerda plenamente con muchas conversaciones que he tenido. Hay que promocionar y expandir estas carreras porque las científico-tecnológicas están estereotipadas, lo comentaba con el decano de la Facultad de Informática: la informática es cada vez más horizontal, hacen falta perfiles que tengan conocimientos tecnológicos pero a la vez visión de negocio. Este tipo de programas me parecen fantásticos porque se trata de promover que esas vocaciones forman parte las mujeres, y de gente de todo tipo y perfiles. Nuestro mundo se tecnifica y hay un gran potencial de empleo.

Y hablando de empleo, con el bagaje que tienes de creación de empresas tecnológicas, ¿qué aconsejarías, como pauta de trazo gordo, a quienes vayan a iniciar este camino?

Lo primero es estar dispuesto a intentarlo de verdad y a fracasar, algo muy penalizado en nuestro entorno. Y después muchas ganas de trabajar, rodearte de un buen equipo de colaboradores porque es muy importante tener compañeros de viaje que te complementen, e ir paso a paso. Y siempre con los ojos muy abiertos para ver lo que está pasando, porque cualquier disrupción en el mercado puede cambiarlo todo. Así que es muy importante ser flexible para poder superar los cambios y seguir.

(Extracto da reportaxe publicada no número 341 - outubro 2019)



Comentar noticia








Enviar

Comentarios (0)