Publicidade

Galicia calidade produto


Atrás · Actualidade · A guía de ECO · Subscrición · Contacto

“En Galicia las medidas de confinamiento se realizaron con más antelación y eso […] ayudará a que la situación sea menos grave”



POR TERESA ROCAMONDE CON FOTOS DE MIGUEL MUÑIZ · PUBLICADO O 25 DE MARZO DE 2020 · (0)




Juan Gestal es catedrático emérito de Medicina Preventiva y Salud Pública de la  Universidad de Santiago de Compostela. Experto en epidemiología, es una de las personas que mejor puede explicar que es el SARS-CoV-2, el virus que está causando la enfermedad conocida como COVID-19. Estos días se ha convertido en una de las caras más visibles en los medios por su esfuerzo para intentar explicar y concienciar a la sociedad sobre lo que supone y tratar de frenar sus consecuencias. Hablamos con él sobre algunas de las cuestiones de esta crisis que más preocupan a la comunidad científica y médica, y a toda la sociedad.

Estamos todavía un poco en shock con todo esto, para muchos era inimaginable que en Europa en pleno siglo XXI se pudiese llegar a esta situación. ¿Era previsible que llegase a ocurrir algo así?

Nunca me había imaginado que me tocaría vivir una situación sanitaria como esta, que me trae el recuerdo de pandemias del pasado, alguna como la gripe de 1918 aún fresca en nuestra memoria con motivo de acabar de conmemorar sus cien años. Esta va a ser la gran pandemia que nos quedará en la memoria a todas las generaciones actuales.

¿Cree que se ha actuado con responsabilidad o a la vista de lo ocurrido debería haberse hecho algo antes…?

Como país, en un primer momento no se creyó que lo que estaba ocurriendo en China pudiera llegar a afectarnos. No se tuvo la diligencia de la hormiga y se siguió cantando cual cigarra, incluso cuando ya nuestros vecinos italianos se afeitaban las barbas y el problema ya lo teníamos encima. Ahora se echa en falta muchas cosas de las que debiéramos habernos provisto y decisiones que debieran haberse adoptado que hubieran permitido sobrellevar mejor la situación. De todos modos, este no es el momento de mirar hacia atrás. Tiempo habrá de hacerlo. Ahora es tiempo de buscar rápidamente entre todos las mejores soluciones para los problemas que se presenten, sabiendo que al final, seguramente con más sufrimiento del que hubiera sido necesario, se saldrá adelante.

El confinamiento total, ¿es la mejor estrategia? Hay quien dice que se debería haber aislado solo grupos de riesgo…

Es necesario el mayor confinamiento posible para tratar de disminuir al máximo las posibilidades de contagio y de esa manera enlentecer la aparición de casos y aplanar la curva de crecimiento, que es exponencial. En Galicia las medidas de confinamiento se realizaron con más antelación que en Madrid, al inicio de la aparición de los casos, y eso seguramente, junto con la mayor dispersión de población, y la adopción anticipada que se está haciendo de las medidas de prevención, ayudará a que aquí la situación sea menos grave. De todos modos debería confinarse el máximo posible de trabajadores para evitar que entre ellos, y a través de ellos, continúen extendiéndose los contagios.

¿Cuánto tiempo considera que se puede alargar el contagio con las medidas tomadas?

Es muy difícil hacer predicciones. Mirando lo ocurrido en China, en donde la curva alcanzó la acmé a finales de enero, aquí cabe esperar que se alcance en torno a la Semana Santa o algo más tarde, en la medida que se haya conseguido aplanar la curva; después irá disminuyendo paulatinamente a lo largo de abril y parte de mayo. […]

¿Hay posibilidad de que mute el virus?

Los virus RNA, como son los coronavirus, están mutando continuamente cuando se multiplican y este lo ha hecho, pero las mutaciones actuales no tienen trascendencia epidemiológca ni clínica. Este no es un tema que preocupe en este momento.

¿Cuál es ahora mismo la principal preocupación desde el punto de vista sanitario?

La principal preocupación es conseguir, mediante el aislamiento social, aplanar la curva de crecimiento exponencial de casos para evitar que se colapse el sistema sanitario y que nuestros hospitales puedan seguir prestando atención de calidad tanto a los casos de COVID-19, que precisen ingresar, como al resto de pacientes, especialmente a aquellos que precisen tratamiento en UCI. En esta semana y en la que viene, esperamos que comiencen a verse en nuestro medio los efectos de las medidas de aislamiento adoptadas.

¿Qué va a suponer esto para el sistema sanitario, una vez termine el estado de alarma?

El presidente del gobierno anunció en el Parlamento que, una vez que salgamos de esta situación, se elaborará un Libro blanco del SNS que analice su situación y todas sus necesidades de dotación de personal y de reposición de equipos y material, cuyas carencias se han puesto de manifiesto en la actualidad. Esperamos que se lleve a cabo y no se quede en un libro.

¿Es un virus que llegó para quedar, una nueva forma de gripe que deberemos prevenir cada año…?

No sabemos si se quedará con nosotros. Otros coronavirus, como los cuatro que producen el catarro común, quedaron como virus estacionales, sin embargo, el SARS se consiguió que desapareciera, y el MERS va camino de desaparecer también.

¿Hay vacunas a la vista en un plazo razonable?

Hay unos veinte grupos de investigación trabajando en el desarrollo de vacunas, algunos ya en fases avanzadas, pero para esta epidemia no llegarán a tiempo. Incluso puede haber problemas de cara al futuro de las vacunas, pues si se desaparece la enfermedad, como ocurrió con el SARS, no se podrían llevar a cabo los estudios clínicos de Fase III, consistentes en ensayos aleatorios a doble ciego, para probar su eficacia y efectividad, en miles de personas en poblaciones en las que la enfermedad se esté transmitiendo.

Mientras no llega la vacuna, ¿qué papel juegan los tratamientos en la lucha contra la enfermedad?

Los tratamientos que se aplican a los pacientes son de sostén, para mantener las funciones vitales y permitir que el propio organismo venza al virus. También, en tanto no tenemos un tratamiento medicamentoso específico frente a este virus, se están utilizando medicamentos antivirales ya autorizados para otras enfermedades producidas por virus ARN. Los más prometedores son el remdesivir […] y la cloroquina, un antipalúdico. Otros que se también se están utilizando son la asociación de lopinavir y ritonavir, utilizados en el tratamiento de la infección VIH; los interferones beta-1b y alfa-2b, y un anticuerpo monoclonal el tocilizumab.

¿Puede repetirse esta situación en un futuro cercano? ¿Podemos evitar una pandemia antes de llegar a una situación tan extrema como esta?

Confiamos que no se repita, pero no debemos olvidar que esto tampoco era esperable. La humanidad sabemos, desde hace ya muchos años, que estamos amenazados por infinidad de enfermedades infecciosas emergentes que en cualquier momento pueden hacerse epidémicas. Ahora que estamos sufriendo una de ellas seguro que estamos concienciados de que, para protegernos, debemos potenciar la vigilancia epidemiológica sobre estas enfermedades,la investigación de nuevos tratamientos y desarrollo de vacunas frente a ellas, y tener siempre nuestro sistema sanitario bien dotado de personal y de los últimos equipos y recursos materiales para poder hacerles frente. […]

¿Algún otro consejo, además de las medidas ya conocidas?

[…] Cuando tengamos que estar a menor distancia de una persona, entrar en su espacio vital, en especial en los mayores y en personas con patologías crónicas, debemos estar en silencio, advirtiéndoles antes de que no hablaremos a menos de 1,5 metros para evitar lanzarles gotitas de saliva que pudieran ser contagiosas. Nadie puede decir que no está infectado, salvo que acabe de hacer la prueba, dado que se puede estar infectado sin tener clínica. A todas las personas que estaban en el crucero Diamond Princess, cuando estuvo retenido en Yokohama, les hicieron las pruebas y el 50 % de los positivos no tenían síntomas, por eso ahora se está tratando de realizar el mayor número posible de test en personas con pocos síntomas, sus contactos e incluso los contactos de estos, si se dispone de suficientes kits, para identificar al mayor número posible de infectados y aislarlos para así disminuir la transmisión, como hicieron en Corea del Sur.

(Extracto de la entrevista publicada en el número 346 – marzo 2020)



Comentar noticia








Enviar

Comentarios (0)