Publicidade

Ourense Termal


Atrás · Actualidade · A guía de ECO · Subscrición · Contacto

“Estamos formando médicos para otros países: les estamos regalando de 400 a 500 millones de euros al año”



TERESA ROCAMONDE - FOTOS: MIGUEL MUÑIZ · PUBLICADO O 16 DE MAIO DE 2016 · (0)




Catedrático de Medicina Preventiva y jefe de este servicio en el Hospital Clínico de Santiago, Juan Gestal (Muros, 1947) es decano de la Facultad de Medicina y Odontología de la USC desde el 2010, un cargo que le reporta muchas satisfacciones a pesar del complicado momento que atraviesa la universidad y la propia titulación de Medicina, inmersa en su adaptación al Plan Bolonia y necesitada de nuevas instalaciones que sustituyan el emblemático edificio que ocupa desde 1928 a unos metros de la catedral compostelana. 

Hace unos días, en el acto de graduación de la última promoción de Medicina, fue usted muy claro y muy duro. Calificó la situación de la Facultad de “crítica”, especialmente por la falta de profesorado pero también por otros motivos. ¿Cuáles son ahora mismo los principales problemas a los que se enfrenta la Facultad?

Sin duda, el principal problema actual, y muy grave, es la no reposición del profesorado, fundamentalmente del profesorado clínico con plaza vinculada. Otros problemas como el alejamiento que sufrimos desde hace mas de dieciséis años entre la Facultad y el Hospital clínico y los centros de investigación, ya está en vías de solución con la construcción de la nueva facultad, y el “conflicto de Medicina” también arrastrado desde hace veinte años, parece que se ha solucionado con la firma del Acuerdo de Colaboración en la Docencia Clínica por las tres universidades y las consellerías de Sanidad y de Cultura, Educación y Ordenación Universitaria. Otro problema también relacionado con el profesorado, pero no tan agudo y general en todas las facultades de Medicina de España, es la falta de vocaciones entre los médicos para la docencia preclínica (fisiología, anatomía, bioquímica, farmacología…) cuyas plazas están siendo ocupadas por otros profesionales (biólogos, farmacéuticos, químicos…) cuyo enfoque variará al no tener formación médica.

La Universidad de Santiago redujo un 11 % el número de profesores en los últimos años. ¿Cómo ha afectado a Medicina?

Desde que se firmó en 2001 el Concierto USC-SERGAS para la utilización de las instituciones sanitarias en la investigación y docencia universitaria, hemos perdido algo más de la mitad de los profesores con plaza vinculada (20 de 41 catedráticos y 17 de 39 titulares). En total 43 de 80 profesores fundamentales 

para una docencia clínica de calidad. Nuestra plantilla está muy envejecida y la no reposición de plazas nos ha afectado mucho más, poniéndonos en la crítica situación actual. En un par de años se jubilarán 3 de los 5 catedráticos y 3 de los 5 titulares con praza vinculada que quedan en el departamento de Medicina, el más afectado: en total 6 de los 10 profesores que tenemos para la docencia de 17 materias médicas; solo quedarán 4 profesores. También se jubilarán los 2 catedráticos de Pediatría, el tercero lo hizo el 31 de agosto (en total 3 de 6 profesores); 1 de los 2 titulares vinculados de Obstetricia y Ginecología y 1 de los 4 catedráticos y 2 de los 9 titulares con plaza vinculada del departamento de Cirugía (3 de 12 profesores).

No entendemos que ahora que la tasa de reposición es ya del 100 % no se repongan al menos las plazas de los profesores que se jubilan, y se elabore un plan para que, en cuanto se pueda, se repongan las plazas perdidas que permitan y garanticen una docencia clínica de calidad.

Se habla constantemente de los “recortes” en Educación y de la delicada situación de la USC, sometida al Plan de Equilibrio Económico-Financiero. ¿Ha sido la crisis el principal problema o existen otras circunstancias que han agravado esta situación?

La crisis fue, sin duda, la causa fundamental. Nuestra Universidad tuvo que enfrentarse a la importante disminución de ingresos que supuso en un momento muy crítico, porque tenía que hacer frente al pago de unos préstamos sin intereses que había recibido para la construcción de centros singulares de investigación en la época de las vacas gordas. La plantilla de personal de la USC está también muy envejecida, lo que supone que sea más cara y, además, tenemos mucho patrimonio y muy antiguo, también más costoso de sostener.

(Extracto de la entrevista completa, que se podra leer en el número de junio de eco)



Comentar noticia








Enviar

Comentarios (0)